A la Carta

La gran mentira de 50 sombras de Grey

Mucho se ha hablado de la famosa trilogía 50 Sombras de Grey una novela que hasta el día de hoy a vendido más de 40 millones de copias de los tres títulos de la saga, el libro cuenta la historia de Anastasia Steele, una joven estudiante que por algunas causas del destino conoce al rico empresario Christian Grey, un hombre que tiene unos gustos un poco exóticos en cuanto a sexo se refiere y que va metiendo a la inocente Anastasia en su oscuro mundo.

La obra que gira alrededor de estos dos personajes ha recaudado 145 millones de dólares y ha sido traducida a una veintena de idiomas,  pero qué se oculta detrás de este éxito avasallador que en Amanzon, por ejemplo ha superado a la venta de todos los libros de Harry Potter.

El 13 de marzo de 2012 se publicó un estudio que pretender desmentir lo que afirma una de las impresiones literarias de Random House  quien afirmó que el libro de la escritora británica E. L. James es un trabajo original y dice que James había justificado que en efecto los libros lo eran, por otro lado Messitte añadió: “consciente de que la narrativa de 50 Sombras de Grey, comenzó como una pieza diferente del título de la ficción, pero que eran y son dos partes claramente separadas del trabajo.” Pero ambos no son más que argumentos que han sido desmentidos por la investigación que realizó la página web Dear Author.

La obra original en la que se basa la famosa obra de E. L. James se llama Masters of the universe, un fanfiction que empezó a tener acogida en una web fan de Crepúsculo, obra escrita por Stephanie Meyer, y que fue transformada por la autora británica para crear sus personajes que según el estudio realizado por medio de Turnitin, una página que permite prevenir el plagio de obras escritas es de un 89% y que asegura.: “Hay regiones enteras de texto en que los nombres solo fueron cambiados de Master of the universo a 50 sombras de Grey”

La obra que es un plagio de uno de los best sellers más vendidos es solo una muestra más de los muchos libros que hasta ahora se han venido publicando en varias editoriales, es por ello que me preguntó en donde quedo la tan famosa ética del escritor, pues como nos dice la página web Dear Author: “Hay algunas editoriales que ofrecen guías públicas para disfrazar el fanfic como una obra original”

De un best seller a otro, esa es la historia que se esconde detrás de una las obras que hasta el día de hoy pasa de mano en mano y de boca en boca, como algo original y picante, pero que en su trasfondo no es más que una copia de otro libro en la que lo único nuevo es la temática de los juegos sexuales- porque la obra de Stephanie Meyer al ser mormona carece de ello-  con diálogos decadentes y personajes que no evolucionan, la obra de E. L. James no es más que una simple ironía de lo poco que nos interesa al público lector la calidad de los libros que leemos.

50 Sombras de Grey es un decálogo más de la débil ley que hay para proteger las grandes autorías que sin importar si un escritor es el más vendido o no, son pocas las protecciones que son efectivas para resguardar al propio escritor y su obra, esto quizá es por la falta de una mano de hierro que quiera ver estos asuntos de aguas negras que empiezan a corroer el mundo literario.

Anuncios